Blogia
Notas de Mr. Kite

Un pantalón...

Un pantalón...

Estar quieto con el color negro en finísimos hilos dibujando ondas. No es complicado de imaginar.

- Usted cree que tantas cosas pueden quedar bien -preguntaba William Soppot, el ayudante de policía al Inspector Couldyun 

- El caso -respondió Couldyun- es que cuando lo conjuntas resulta sencillamente bonito. Mire, fíjese en el detalle del pantalón, ¿no es maravilloso?

- Es un pantalón, inspector, no veo nada más.

- ¿No?, ¿habla usted en serio?

- Totalmente inspector.

- ¿No ve cierta elegancia que hace olvidar la ausencia de sinusoidad?

- La verdad inspector... es un pantalón.

- Pero imagineselo en un cuerpo deseable.

- ¿Sinuoso?

- No, no, sunuoso no. Es ahí a donde voy. Un cuerpo donde cualquier pantalón resultaría aburrido menos este.

- La verdad, inspector, no le entiendo.

- Maravilloso, Williamn, sencillamente maravilloso. Veamos ahora esa camisa...

El resto de la tarde William y Couldyun entraron en cinco tiendas de ropa. Por la noche cenaron langosta y un suave vino blanco. El último asesinato del despiadado individuo que dejaba la nota "Modelo de conducta" grabada en la piel de sus víctimas había sido hacía 5 meses. Y Couldyun tenía la certeza de que estaban muy cerca de atraparte.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres