Blogia
Notas de Mr. Kite

Grisaceo, sin nubes en plural

Grisaceo, sin nubes en plural

El día es algo similar a otros días. Entre nublado y penumbroso, como un atardecer tibio con la noche llamando a la puerta. Así está el día a las ocho y media de la mañana. Así están las cosas en los días que corren, tibias. Sin que la lluvia aparezca no vaya a ser que tengamos que correr a buscar una marquesina invisible que nos guarezca.

Y así, buscando guarecernos andamos los días. Unas veces de una lluvia que no llega y otras veces de nuestros pensamientos que tampoco llegan porque los tenemos bajo llave en un baúl. Y el baúl está enfrente nuestra y no lo abrimos no vaya a ser…

Y la lluvia que no llega es tornasolada, o al menos así nos la imaginamos, que total, tan solo la tememos porque aún no nos ha mojado. Una lluvia que no llega, un rumor que no cesa.

Y así andamos, entre flores de cardos antiguos, entre sonidos de agua correr, entre murmullos de días lejanos que no son recuerdos pues jamás nos ocurrieron. Y las cosas que nos ocurren son las de la espera, y eso no ocurre pues esperar no es suceder y si algo sucede siempre ha sido minutos después de habernos ido del lugar donde ocurrió.

Y pasan los días, y no hay nubes, tan solo un color gris que invade el horizonte. Y me gusta ese color.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres