Blogia

Notas de Mr. Kite

Mudanza...

Mudanza...

Estos de blogia no hacen nada más que dar problemas...así que me mudo. El circo de MrKite se traslada a blogger, que es un universo más agradable.

 

Si algún desorientado, loco, o aburrido quiere seguir los pasos de Pergúmeno, Gari Sandance, Nino, el inspector Couldyun...que pinche en:

http://srkite.blogspot.com/

 

Nos vemos...si quereis.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Nadie

Nadie sabe las cosas que pasan por nuestras mentes, nadie sabe la realidad teñida de colores extraños que vemos, nadie sabe nada de nada porque el sabor de las lágrimas tienes que probarlo para entender el universo de dolor que provoca cada lágrima.

Hoy iba escuchando música cuando sonaron los amigos, Mary, los Cigrones, año 2006 o por ahí, antes de que los conociera…poco antes…y esa canción maravillosa que ahora pongo porque sí. Días raros con Wasted Time y Cigrones conociéndose en una sala de conciertos de Moratalaz…

Nadie sabe las cosas…

y sin embargo los Reflectors tienen una camiseta perdida.

 

Ignorantius

Ignorantius

Supongo que la prueba de que algo está desencajado es que no escribo de forma normal. Otras veces estoy muy desencajado y escribo, pero no de forma normal sino herida, dislocada, deshecha o deslabazada. Y suelo escribir porque tengo ganas, porque creo que no hacerlo es ceder en algo que no sé muy bien que es pero que creo que no me gusta.

Pero ahora no sé qué decir, no se me ocurre qué poner más que lo que estoy poniendo, que es nada. No sé cómo expresar algo que ni siquiera sé qué es.

No leo, ayer, por fin, volví a coger un libro después de muchas semanas. No me atrevo a cogerlos porque creo que me van a mirar mal, me van a abroncar por haberlos dejado abandonados. Luego nunca es así, siempre son comprensivos, ayer leí un cuento muy corto de Robert Bloch -si fuera largo no hubiera podido con él-, y resultó maravilloso. Mi pregunta es porqué abandono lo que cimenta mis días. No tengo respuestas...

 

Dudas

Dudas

No sé qué escribir...

¿Qué sabe Pergúmeno?

¿Qué sabe Pergúmeno?

Iba Pergúmeno en sus cuitas por el bosque donde solía pasear Hiparco a la hora de buscar un buen sitio para observar las estrellas. Miró el cielo nocturno y pensó en el extraño comportamiento que Musa solía tener. El erratismo de sus acciones le solía sorprender, todo era complicado a la hora de prever una reacción.

Abrió un libro y leyó...

 

¿Y yo que sé si resulta que ahora no te avienes a decir hola cuando te cruzas en el mundo del revés?

¿Y yo qué sé si cuando digo “qué tal” respondes a veces sí o a veces no, y si respondes es un monosílabo a traspiés?

¿Y yo que sé si después de buena charla te me escondes en el desván de lo olvidado para tratarme como a un loco sin carné?

¿Y yo que sé si porque sí o porque no se te olvida lo pasado y lo presente lo vuelves tan oscuro y amargo como hiel?

¿Y yo que sé si con tanto monosílabo escondes la vergüenza o si tan solo todo es una parte de jornadas a través?

¿Y yo que sé si las estrella catalogadas por Hiparco son tan fijas como tu ánimo diario, ese que se muestra descortés?

Yo que sé…yo que sé…

Sonidos y sonidos y sonidos...

Sonidos y sonidos y sonidos...

And in her eyes you see nothing, no sign of love behind the tears…me la recuerda un compañero, como el eco de los momentos en donde aprendí lo que era la música.

Aprendí a escuchar echoes for no one: Aprendí que no había fiestas para mañana, que la chica de ayer no tenía Money, que pasar la noche juntos era un deseo para el almanaque del otoño, que Roxanne no se veía con Suzie Q, aprendí tantas cosas que ahora creo que no valen para nada más que para pensar que mereció la pena aprenderlas.

Rosas...

Rosas...

Las rosas que F regaló a H eran verdes. Y no había rosas verdes, nadie había sido capaz de cultivarlas. El problema de las rosas verdes era su espíritu. Hablando con las rosas más viejas, aquellas que tenían la sabiduría de milenios, aquellas que no pudieron entregarse porque su tallo era demasiado grueso para quedar bien en un ramo, aquellas que fueron creciendo en experiencia y luego se convirtieron en arcanas del saber de las rosas, hablando con ellas se supo que había colores imposibles para las rosas.

 

El verde no podía ser el color de una rosa. El verde traía envidias pasadas, venganzas pendientes, rencores de antaño que una rosa no podía soportar en su color. Una rosa era una flor del momento, las rosas sabias eran amarillas, porque el saber se vuelve amarillo con el paso del tiempo, como las hojas de un libro. Las rosas pasionales eran rojas, eso todo el mundo lo sabía, el motivo era que el color rojo era el de la sangre y era el dolor que más íntimamente estaba admitido entres todas las especies. Las rosas del amor eran rosas, todos también sabían eso, pero la realidad del rosa era curiosa, el amor es algo que encierra un poco de pasión, un poco de pureza y un mucho de juzgado… si mezclas el rojo y el blanco saldría el rosa, y el juzgar tiene un color transparente porque su esencia es la de la justicia. De ahí el color rosa.

 

Pero verdes…era imposible, por eso F fue detenido y juzgado por sus rosas verdes.

Por una pregunta...

Por una pregunta...

No hay nada que me deje tranquilo en según qué cosas. Resulta que mi inseguridad es vista en personas que antaño sabían de la misma como todo lo contrario, como una búsqueda de afirmación de mi valía.

Pues eso no era así, ni tampoco voy buscando en cada momento que me regalen los oídos. No…pero a veces gente que por la mañana son ovejas, al mediodía tigres, a la tarde lobos, en la noche jarrones, me sorprenden con el silencio perpetuo de caducidad ignorada y con patrón errático.

No entiendo nada, y eso que quiero que la gente sea feliz. Especialmente alguna gente.

Lo que se lleva

Lo que se lleva

Ahora mismo es el congreso del PSOE...mañana eso será historia, habrá nuevo líder y a otra cosa mariposa.

A mí Chacón me pone, la oigo y me gusta su discurso...o quizás me gusta oirla, no soy capaz de distinguirlo. Reconozco la inteligencia de Rubalcaba, era el más capaz del elenco zapateril. Pero Chacón...no sé, yo le veo algo. Claro que ser más capaz de los que circundaban a ZP tiene un mérito menor.

Me voy a hacer chaconista, al menos un ratito. Y jolines, aparte de que me gusta oirla, en la foto está guapa.

A ver quien gana.

Pensando en polifemos políticos...

Pensando en polifemos políticos...

Con ya bastantes días de distancia, me he puesto a reflexionar sobre el tránsito del fundador de Alianza Pa’pillar, don Manuel Fraga. Y me he puesto a pensar en ello porque iba escuchando en la radio “the final countdown”  una de las peores canciones de la historia de la música. Me acordé porque una versión de la misma fue utilizada por Alianza Popular en una campaña electoral de los ochenta, antes del “giro al centro” aznariano.

Y pensando…me parece que la muerte de este personaje debería ser considerada, por más gente de la que lo ha hecho, como la desaparición de una parte de la esencia de lo que es este país. El gallego inquebrantable, autor de frases como “la calle es mía”, es un ejemplo de una parte muy importante de este país, que no por ser distinta a mí es menos respetable, ¡faltaría más!

Y me refiero a la parte que hizo el esfuerzo evolutivo. Que me vengan los demócratas de toda la vida a criticar ciertos dejes facciosos en algunos reductos peperos o en algunas frases iribarnistas me causa cierta gracia, estupor y sensación de juicio injusto. Cuando uno es demócrata –o lo que sea que eso signifique-, todo es muy fácil. La putada es que si no eres demócrata –lo cual no es ni bueno ni malo, habría de pensarse bien lo que es-, y evolucionas hacia una facción democrática, siempre habrá tipejos nacidos, crecidos y asentados como demócratas que te criticarán. Bueno, pues el mérito es evolucionar, no me jodas, para el demócrata, como dije, todo es fácil, ¿por qué? porque lo eres en esencia. Sin embargo, intenta cambiar la esencia de otro…jodido, ¿eh?

Y este don Manuel, ministro franquista, imagen del turismo sesentero, bañista en Palomares, “exiliado” a Londres, constitucionalista, político y presidente de Xunta, este don Manuel es un ejemplo de la evolución. Recuerdo una frase de otro grande de la transición, don Alfonso Guerra, cuando confesó que en un encuentro con Fraga tuvo la sensación de que, pese a todo, ambos tenían un campo común de juego dentro de la constitución y la nueva era, la naciente democracia, de este país que unos llaman España y otros el estado español.

Me pregunto si don Manuel elegirá como amigos del más allá a Arias Navarro o Torcuato Fernández Miranda…yo creo que quizás jugaría al mus con ambos, pero de compañero elegiría a don Torcuato, otro grande de la historia de la transición de este país.

La transición tiene nombres como Fraga, Fernández Miranda, Carrillo…y también otros como la movida madrileña, Triana, Umbral, El País. Todos ellos importantes.

Y ahora voy a seguir tomándome un brandy, en honor de todos aquellos que lograron que a día de hoy, hablar en alto, aunque sea desde la disensión, sea algo fácil y no haya miedo de hacerlo.

Solo Fraga sabe si él era de estos...los demás solo podemos intuir, sospechar y opinar.

Partida

Partida

Entre el tema del caso y la cuestión
el hecho, el asunto y el libreto
y el lío aventurado como un reto
se fueron los momentos del rencor.


Ausentados los dias de gris fulgor
sin sucesos en sacos ya repletos
de requiebros plagados de cuartetos
y argumentos mezcados del rincón,


ahora quedan copas bien vacías
que en un tiempo repletas de la miel
endulzaban el amargo paladar.


Al menos suena a ratos la partida
de que la baza antigua de hiel
se quede tan sólo en juego de azar.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cuentos antiguos inconclusos

Cuentos antiguos inconclusos

De mi época en que firmaba como S.Dedalus...

 

EL CUENTO DE LAS NAVIDADES PASADAS (PESADAS)

 Invierno, un invierno de verdad, con copos de nieve cayendo sobre el asfalto de la ciudad cubriendo como una sábana blanca las miserias de un lecho pecaminoso. Así se presentaban las fiestas navideñas y del nuevo año, por fin nieve en la ciudad.

Johnny Ra paseaba lentamente por las estanterías de B.S.O. en una conocida tienda madrileña. Afanosamente entresacaba CD's con la esperanza de encontrar algún Delerue despistado o un Herrmann ignoto. Tiempo perdido. Ya estaban todo más que vistos. Vuelta a las masas, ¿un Dylan, quizás?...

Charlie Atan jugaba con su futuro después de que su antiguo jefe lo hubiera malgastado, sepultado durante más de un año bajo un montón de facturas impagadas. Tras decir adiós a su jefe y saludarse a sí mismo emprendió un nuevo viaje con destino incierto pero sin duda más fascinante que su pasado inmediato.

Class Easter rumoreaba entre dientes una maldición ante el totem sagrado de la sociedad industrial, la productividad. Así se despedía hasta el nuevo año de esa pena impuesta en las altas instancias laborales. ¿Master?. Ni siquiera aparece en el Diccionario de la Academia. Hasta el siguiente enero esperaría el tiempo de la historia, y después esperaría la desidia del tiempo.

Johnny, Charlie y Class formaban parte de esa clase de gente que se creen especiales, y digamos que eso los hacía algo desconsiderados hacia los demás y hacia ellos mismos. Unos tipos con toda la apariencia de ser insoportables. Se reían de las buenas gentes. Criticaban al considerado, menoscababan la moral del apocado, despreciaban al no bebedor, hacían mofa de los errores ajenos, acusaban a los bien parecidos,... y demás crueldades que los hacían bastante indeseables entre sus semejantes.

Todas las Navidades las buenas gentes del barrio de Johny, Charlie y Class se dedicaban a vivir estas fiestas con el máximo de interés en que reinase la paz y la armonía entre los ciudadanos y niñas de largo de buena voluntad. Pero Johny, Charlie y Class no malgastaban su tiempo en esas minucias, no, no. Eso era calderilla para sus bolsillos, y su espíritu navideño lo mostraban en otros ambientes. Así pues, ¡qué mejor forma de comenzar la Navidad que en un local con ambiente de Jazz! A la gente normal se le ocurrirían miles de respuestas, pero la mente de estos perversos no era muy prodigiosa con lo cual allí aparecieron, en el local de Jazz, para dar la bienvenida a la Navidad igual que habían dado la bienvenida a multitud de nuevos días desde aquella barra de cuero negro. Con un camarero que podría odiarles y otro que podría amarles. Con los vasos turbios de alcohol y la mente convulsa entre nubes de ideas inconclusas y mal expresadas. Con una multitud transparente ante sus ojos mientras sonidos de New Orleans martilleaban el piso en forma de suelas de zapato. Corbata movida por el be-bop.

         ....¿?

 

         - Soy el fantasma de las Navidades Pasadas - susurró el ser ectoplásmico en los oídos de Johnny. Este, con el estómago un tanto constreñido debido a la cantidad de ginebra ingerida poco antes, vomitó encima del ectoplasma confiriéndole un aspecto más aterrador -a Johnny- a su vez el espectro con aspecto de Orson Welles comenzó a aullar y a arrastrar cadenas por toda la habitación.

Johnny quedó estupefacto. El fantasma, o lo que fuera, con tanta acababa de ventilarse una botella de Larios y el Budokan de Charlie. Cuando Johnny se dirigió para explicarle el problema que le estaba creando, el fantasma agitó uno de sus dedos en dirección a la ventana. Esta se abrió y un frío invernal -lógicamente- invadió la habitación junto con el silbido de un viento y una verde neblina que parecía reptar por las paredes de la habitación.

- Ahora, acompáñame - ordenó el fantasma mientras acompasaba sus palabras con el movimiento de uno de sus brazos mostrándole un camino invisible hacia la ventana.

- Y un cojón - sugirió Johnny

- ¿Cómo?

- He dicho que un cojón, pues menudo frío hace fuera.

- Oye, tu sabes cómo es el cuento así que no me jodas, he dicho que me acompañas y me acompañas.

- Y un cojón.

- Si vienes te devuelvo el Budokan.

- ¿Y la botella?

- Vale y la botella.

- Bueno, entonces vamos.

         ... ¿?

 

cuento antiguo sin completar, sin concluir...

Los días son raros

Los días son raros

Bueno,

Los días son raros, de pronto hay sol y las nubes están entretenidas en una sesión de meditación zen. El ambiente es semicálido y la luz no se ve alterada por penumbras invernales. El aire se estremece de emoción por hilos de motas de polvo luminosas y te quedas mirando ese aire pensando en cómo sería con una sonrisa amada enfrente de ti.

Los días son raros porque no es que te gusten sino que te hacen pensar en cada instante de placer que tan solo imaginaste y que volaron hacia la estantería del deseo. Puedes recordar los paseos o las luces de un coche escondido a plena luz del alumbrado público. Puedes no olvidar noches de largas frases y conversaciones a oscuras, donde el querer y el conformismo se revolvían en una mezcla de líquido difícil de decir.

Los días son raros porque si deseas o si no deseas, en uno y otro caso te quedas siempre deseando que el momento fuera el contrario, con la absoluta certeza de que si así fuera seguirías deseando el contrario.

Los días son raros porque el invierno juega a ser primavera y se te olvida que la ropa que tienes en el armario es gris y de abrigo. Y te gusta ponértela para protegerte de las miradas del público, de la mirada del frío.

Imagina caminar por Udine, cerca de Venecia, con el panorama invernal alrededor mientras tus paso están arropados por un chaquetón gris de paño gruego y una bufanda cubriendo tu delicado cuello.

Como diría Gari Sandance, los días son raros pero me preocupa que estés bien, o mejor, o simplemente con ganas de reir pese a que respondas una de cada diez de mis preguntas.

Train in vain...

Como estoy con las ideas varadas en algún risco ignoto, sigo poniendo mis referencias musicales de los días que corren.

Recupero a los clash via garbage. Un sample de Train In Vain se utiliza en Stupid Girl, así que voy a la original que hacía años que no escuchaba. Encuentro un video en directo de la misma, con Mick Jones cantando la canción, cosa poco habitual pues el cantante habitual era el gran Strummer, pero este Train in Vain fue compuesto principalmente por Jones. Lo gracioso del título es que ni Train ni In Vain sale en la letra. Esto lo hago yo de vez en cuando en mis canciones también, las titulo por lo que significan no por lo que dicen...o al menos eso hacía antes.

La canción siempre me gustó, es un tema simple en cuanto a lo que cuenta, alguien enamorado pero su chica está con otro -con lo cual no es su chica...-, y la melodía tiene esos matices pop que siempre me gustan en una canción. Al parecer a raiz de esta canción comenzaron las disensiones entre Strummer y Jones.

The Clash, una de las bandas míticas...de hecho mucha gente conoce canciones suyas sin saber que son suyas, un ejemplo sería el Should I Stay or Should I go. El punk sin grupos como The Clash, The Jam, el primer Costello, Graham Parker, Ramones...sería un movimiento apenas sólido en lo musical. La gente se queda con grupos como Sex Pistols y piensan que el punk es lo que los Pistols hacían. Y no...los Pistols en lo musical eran una medianía, pero la gente identifica el punk con ellos. Mientras que The Clash la gente los imagina pegando gritos o cosas así, porque todo el mundo engloba el punk en el estilo kitsch y feista del grupo de McLaren y del icono Sid Vicious. La comparación Punk - Pistols, es similar a la de Pistols - Vicious. Los Pistols posiblemente era el peor grupo punk de los famosos, y Vicious era el peor músico de los Pistols.

Los Pistols vinieron bien al punk por la fama y repercusión mediática...pero poco más. Dudo que grupos como Green Day fueran lo que son si el punk hubiera sido solo que los Pistols mostraban.

The Clash era punk auténtico, en las letras, la música y la actitud. Grupo rompedor, que huye de mercados y de buenas caras, con conexiones con reagge, rock and roll, pop, garage. Con letras comprometidas en lo social o canciones de amor. No penseis en punk como pistols, pensad en punk como clash. 

En cualquier caso...aquí están The Clash.

Detalles de aquí y de allá con Garbage de fondo

Queer. Canción de garbage. Una forma de llamarte gay al parecer…o raro…o rarito como diríamos en la península.

Me gusta Garbage pero no acabo de coger el punto perfecto a la banda. Tendré que investigar mejor.

Entretanto el tiempo, las miradas y el color de las sonrisas esperan a un buen examinador para sacar conclusiones. Mis conclusiones suelen ser equivocadas porque tengo la persistencia de Sísifo en los errores del día a día. Curioso, me viene un castigo mítico griego como referencia.

En todas las rutas que surgen en los viajes que tu mente puede realizar, quizás uno de ellos sea demasiado atractivo…tanto que hace que jamás te adentres en su interior. Un viaje donde tus deseos son colmados y donde aquellos a los que volviste la mirada te reciban con sonrisas de color melocotón para agradecer tu presencia. Quizás tu presencia es la de la chica estúpida que habla Garbage en otra gran canción donde me cuentan como es una chica que disimula con sus ausencias de dependencias. Disimula en las falsedades. Sin creer en amores ni odios.

Si estás mal intenta anirmarte...aunque solo sea un poco. ¿Puedes leerlo?

Me gustan las personas que creen en el amor cuando te lo dicen con inocencia en la mirada.

Apenas tengo cuatro o cinco ideas sobre el amor mientras que la humanidad ha escrito millones de libros al respecto. Pero, quizás, lo mío solo es pose.

Me encanta Shirley Manson. Y stupid girl me recuerda una cadencia estoniana de los sesenta.

Antiguo...

Antiguo...

Volvía por un camino oscuro en el que todo me era invisible, en el que los pies guiaban mi pasos atraídos por una fuerza que me pareció magnética por lo inevitable que me resultó. Arrastró mi cuerpo por entre las ramas misteriosas y acariciadoras de la penumbra, arrullado por el envolvente perfume de la noche en la que miríadas de insectos misteriosos tejían una cortina de sonidos cálidos y provocadores, que parecían encerrarme en el muro de un laberinto sin salida, donde ni siquiera la luz del amanecer que dudaba existiera podría hacerme volver al estado de la realidad que había abandonado sin comprender.

Se engancharon en mi rostro telas de araña tejidas en viejos tiempos en los que las nubes no eran gotas condensadas sino el aliento de ángeles sin sexo congelado en sus formas en los cielos azules que para mí, como para el resto de los mortales, eran el color de ojos de la vida, del sueño, de la paz.

Telas de araña frágiles que mi deambular, por los caminos trazados con mentiras, rompía con la inusitada violencia con que la cresta de la ola barría las desiertas orillas de playas inexistentes, forjadas en el mundo de los deseos, más allá de donde lo irreal es lo real y lo falso, verdad.

Telas de araña que se adherían a mis labios y me mostraban el dulce sabor de pasiones escondidas, que cegaban mis ojos invidentes en la oscuridad con un velo que recreaba en mi imaginación los hermosos cuerpos de doncellas en su desnudez, que con tanta ira desprecié en aquellos momentos en que la desidia y el odio equivocaron mis acciones y mis intenciones, cuerpos de voluptuosidades violentas e intensas, que llegaban a lo más profundo de mi mente donde se suelen formar los pensamientos del amor y de la pasión carnal, aquella que captura lo más inocente de nuestra inteligencia y lo cubre con el hedor del vicio y de la corrupción, de la concupiscencia, de la abominación de la hembra puta.

Por esos extraños caminos oscuros y solitarios viajaba mi mente en un sueño sin final, como el desprecio de la vida por el que cree que la vida se acabó ya para él, agotó la vigencia de sus actos, desmoronó las últimas oportunidades de vivir y gozar.

Una mañana cualquiera me desperté con la sensación de haber vivido antes ese despertar, como si ese día hubiera ya existido en mi triste deambular por la vida, así que presumí que ese día no tendría que preocuparme por nada dado que ya lo habría vivido.

Otra cosa antigua de Madrid

Otra cosa antigua de Madrid

Sigo trayendo cosas que escribí hace años...

 

En los días de invierno el Madrid de copete se va de paseo a la sierra que hay mucha nieve mientras que el otro Madrid zascandilea y se queda buscando diversión. La diversión dominguera nos llega en forma de lo divino y lo humano, las mañanas de domingo se trazan en dos mitades, siendo su línea divisoria el aperitivo tan de pueblo y que, en este Madrid, persiste como costumbre de los inmigrantes y de los barrios, villorrios antiguos. Hasta la hora del aperitivo se da cita el Madrid culto que no tiene esquíes pero si algunas neuronas que han resistido la noche etílica del sábado. Así que ciertos personajillos con las neuronas a hombros y en el telesilla subterráneo del metropolitano se acercan a algún museo con su exposición permanente/temporal de fotografía, pintura, escultura o lo que sea. Y luego a la cuesta de Moyano. Este Claudio Moyano debió ser un tipo muy vulgarcete ya que todos le llamamos "El Moyano".

Me pillo la enciclopedia para averiguar algo más sobre "El Moyano" y observo que fue un resaltado político del siglo XIX español. Estuvo en cargos públicos, supongo que no continuadamente, desde 1843 hasta 1890, vamos que el tío se chupo la regencia de Mª Cristina, la de Espartero, el reinado de Isabel II, el gobierno provisional de Serrano y compañía, el reinado de Amadeo I, la I República, el reinado de Alfonso XII y parte de la regencia de otra Mª Cristina. La verdad es que "El Moyano" debió ser lo más estable en España de todo el siglo pasado. Para que luego digan que fue muy agitado el XIX español, pues ahí tienen al Moyano que al toque de cambio de gobierno él no cambiaba de oficio. ¡Qué gran hombre!, no me extraña que tenga calle, debería tener más que calle un paseo que los paseos perduran, como el del Prado que ya no hay ni prado ni ná y ahí está.

            - Y Sr. Moyano ¿qué fue lo más difícil para estar siempre ahí arriba?

            - Los trajes, lo peor los trajes.

            - ¿Acaso le apretaban de sisa?

            - No, no, pero usted se ha fijado como vestía Mendizabal y cómo Cánovas.

            - Pues no, nunca lo he hecho.

            - Debería haberlo hecho, y es que 50 años de cambios de moda eran muchos años antiguamente.

A mi me parece que exagera "El Moyano", yo creo que lo peor sería la incertidumbre de cómo apañárselas para haber estado ahí arriba si hubiese triunfado alguna de las guerras carlistas. Eso y lo de ser Ministro de Fomento que lo mismo tenía educación como competencia y que antes pá lo que había qu´educar a la gente era pál señorito. En cualquier caso "El Moyano" tiene ahora su calle y llena de libros.

Siempre están...

Tras ver un reportaje sobre la ciudad de Liverpool me doy cuenta de que los beatles siempre están ahí, preparando el siguiente escalofrío al escuchar una canción de ellos.

Me apunto la película Nowhere Boy...tengo que verla. El comienzo de los beatles, una historia de Lennon adolescente...los años cincuenta, el rock and roll.

Ladies and gentlemen...The Beatles...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Reflexiones porque sí de Gari

Reflexiones porque sí de Gari

Diario de Gari Sandance...

 

¿Qué queda hoy del pasado? Apenas unas letras, unos sentimientos,…¿o quizás más? ¿Unas realidades quizás?, ¿una cadena indeformable que hace que tus días tengan sentido? ¿O quizás unos eslabones que te atan a una tierra desolada de la que quieres huir?

¿Qué queda del ayer?, ¿acaso tus palabras son parte de ti? O tal vez solo eran sílabas que juntaste sin pensar, momentos donde una buena frase te daba felicidad sin saber si creías en esa frase.

¿Qué queda de lo que aparentabas ser? ¿De aquello que anhelabas en este circo sin creer en ello?

¿Qué queda?

Déjame que te lo explique pequeña madeja de hilos dorados. No quedará nada más que lo que tú decidas que quede. Llevo tiempo observándote y sé que no creerás en la verdad ni en la realidad sino solo en aquello que tu decidas que es cierto. Otra cosa es que lo cierto, si no lo es, se esfume en poco tiempo y vuelva a crear desazón a tu alrededor. Pero ese, amiga, amigo –si me permites ese sustantivo hacia ti-, ese es otro tema.

Y, posiblemente, de todo esto no haya ninguna verdad.

Me encantaría decir esto, las palabras escuchadas con una mirada siempre son mejores que el papel…ni te cuento ya si lo comparamos con lo virtual.

Estaría encantado de ayudar pero tiraron la llave al mar y ese mar es tan suyo que no puedo ni acercarme.

Acuérdate de Shakespeare… muchas veces los genios tienen respuestas.

¿Querré decir algo con todo esto???

Trozos de versos sin corregir...fíjense ustedes...

Trozos de versos sin corregir...fíjense ustedes...

Esto salió hoy...porque alguien anda mal...fíjense ustedes...

 

¿Cuál es la pena del silencio si apenas vislumbras tu cordura?
¿cuál... si no conjugas tus palabras en la calidez de algún manto?
¿cuál es el momento exacto para decirte hola? ¿tal vez el entreacto?
¿cuál es el instante de tu mente para encontrarte en la mesura?


Por más que lo intente no hallaré solución en esta cuadratura
pensarás que no es más que insistencia del loco que anhela el facto
de escucharte entre tinieblas o quizás de tenerte entre los brazos
mas no es más que el deseo de saberte feliz, y dirás... qué locura.

¿Locura lo es? pues quizás
o tan solo el anhelo del loco
que por saberte feliz

en esta farsa, comedia infernal
lanzar dados con siroco
mirando lejano, como un desliz

deseando que salgan figuras
que tu rostro convierta sin prisa
sin urgencia y apenas premura
en una gran e inmensa sonrisa

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres