Blogia
Notas de Mr. Kite

Y ahora ¿qué leo?

Y ahora ¿qué leo?

Los días se suceden sin más en este preludio primaveral del verano. Sin más o con más de lo mismo, que es decir poco o apenas nada.

Estoy buscando soluciones a mi lectura atascada una vez más. Trópico de capricornio me parece una obra con mayúsculas, pero obra poco enganchante, palabra inexistente por lo demás. Trópico de Capricornio es una novela que desarrolla una verborrea de café sobre papeles olvidados. Es un ejercicio de exhibición impúdica del espíritu. Es un Miller de vuelta que cuenta como fue. Y lo voy cogiendo a pedazos, en trozos de tarde, en minutos que pasarían al olvido y que no pasan porque se aposentan sobre las hojas de este libro americano.

Por otro lado aterrizo sobre Robert Bloch y no acabo de empezar sus historias de fantasmas. Me pregunto si Paul Auster me acunaría entre sus brazos, pero quizás Miller ya lleva el estilo de arrullo que me podría dar Auster.

Cuando pienso en estas cosas se me viene la imagen de la manta otoñal y una película en compañía…con algo de frío y la ternura de un abrazo infinito…

Pienso en canciones, en muchas. Llevo apegado a una canción siete segundos pensando en un beso infinito.

Voy caminando por una cinta de Moebius en la cual siempre me topo con un mismo pensamiento, una imagen constante. Y voy acompañado de ella sin saberlo. Y me encuentro con su susurro porque no hay otra forma de pasear por esta cinta.

Pergúmeno me ha llamado por teléfono y no sé si devolverle la llamada.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres