Blogia
Notas de Mr. Kite

Cuatro partes porque es de madrugada

Cuatro partes porque es de madrugada

PARTE I

Cuando vuelves de un viaje, sea corto o largo, se te queda un raro sabor de boca. Es la vuelta a la rutina. Algunos lo llaman depresión otros sabor raro, es la vuelta a lo no excepcional. Si vuelves de un viaje corto entonces dura poco esa sensación de que no sabes porqué vuelves. Si es largo es algo más complicado, pero para eso no hace falta viajar, solo salir de la rutina. La rutina es como un amigo del que te cansas pero que siempre está ahí,...al fin y al cabo tu crees que es tu amigo.

Cuando vuelves de un viajes corto la sensación es que vuelves a tu sitio y por otro lado yo pienso que mi sitio solo es mi habitación. Con lo cual parece fácil de reconstruir. Una habitación es fácil de recrear...lo dificil es el entorno. Y tampoco puedo decir mucho más. Se que tengo una habitación desordenada. Y que pongo música cuando vuelvo de un viaje, y que escribo cosas. Se que apenas hay tiempo de asentarnte y pensar en que has vuelto pues la rutina se te implante de nuevo en un abrir y cerrar de ojos.

Cuando vuelves de un viaje, sea corto o largo, es mejor lavarte los dientes. Y hacer gárgaras.

PARTE II

La gente con la que te cruzas en reuniones excepcionales es la gente que tienes que enmarcar como seres que rodean tu extrarradio. Son los habitantes de esa zona de veraneo a la que vas de vez en cuando y que cuando te ven te dan unos abrazos que parece que les has desvelado el secreto de la piedra filosofal y el mapa de un tesoro...o simplemente que les has recomendado una dieta y les ha ido bien.

Esa gente y esos abrazos son de plástico, de poliuretano, los venden en el corte inglés en la sección de "momentos felices", ves a tipos que son de tu talla,  te los pruebas, te das un abrazo con ellos y si no te tiran mucho de los hombros y no te cuelgan mucho en el abrazo entonces dices "me los quedo". Y luego el dependiente te pregunta si quieres que te los "arreglen un poco" por aquello de que la talla a veces varía. Y si no es necesario pues pagas y te vas y ya sabes que en la próxima reunión excepcional habrás unos cuantos tipos comprados por tí.

Con un poco de suerte hasta podrían ser de marca, pero claro, eso solo pasa en la semana fantástica.

PARTE III

La liga antitabaco empieza a resultarme odiosa. No la gente, si yo la entiendo a la gente. Es el pensamiento único sesgado y radical de los antitabaco. Yo soy no fumador y me resulta hiriente el comportamiento intransigente de estos antitabaquistas...si fuera fumador...buf, otra pelea más.

PARTE IV

Hace calor y no entiendo porqué, así que me tomo un refresco de limón. Me pregunto porqué unos discos son mejores que otros. El calor me desubica,... bueno tantas cosas me desubican. Me han llamado esnob, y me han acusado de ir de outsider por la vida (bueno, no se ha empleado esa palabra...sería demasiado esnob...y quizás no se conozca tampoco lo que significa).

Ir de outsider no mola, uno lo es o no lo es. Si te toca serlo pues es una putada, pero hay gente que sabe llevarlo. La putada ya es la leche cuando eres un outsider que no tiene claro que quiera serlo pero que no renuncia a ello viendo lo que hay por ahí, entonces no se sabe llevar. Es entonces cuando tienes esos días que lloras y otros en que cuando observas la lágrima de una nube piensas que ese día va mejor porque la nube se está desahogando.

Hay muchos tipos de días y muchos empiezan con lluvia y terminan con sol. Y al revés...

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres