Blogia
Notas de Mr. Kite

El Ascensor (Texas Love'em) - Viernes (2)

El Ascensor (Texas Love'em) - Viernes (2)

(...continuando...)

No podía creer que mis comentarios de cine valiesen para algo, habitualmente me valían para charlar con el kiosquero de mi barrio o para quedarme solo en una mesa después del café charlando muy amigablemente…con el café. Todas las mujeres que conocía tenían un interés por el cine circunstancial. Alguna se había bajado toda la filmografía de Griffith sin saber quién era Griffith, ni saber que eran mudas ni saber que eran de los años veinte. Simplemente porque habían encontrado la filmografía en internet de libre descarga. Acojonante…La mayoría de ellas sin embargo solo tenían interés en películas de gays como la boda de mi mejor amigo, o en películas de gays como la última de Almodovar. No tengo nada contra los gays, a mí me gusta el cine. Me da igual que lo haga un gay, un heterosexual o un chimpancé ingenioso. Mientras me gusten me parece buen cine. Y Blade Runner me parecía cine de la mejor calidad.

- Pues Blade Runner me encanta, me la sé casi de memoria o sea que me parece un planazo. ¿A qué hora es?

- La película a las cinco de la tarde y el coloquio a las siete y media.

- Bueno, a esa hora suelo tener audiencia con el presidente de los Estados Unidos, pero le llamo para dejarlo para la semana que viene –tengo la misma chispa que una tortuga dando una conferencia sobre mecánica cuántica-. Así que vale, quedamos.

- ¿A las cuatro y media en la filmo?

- Vale, a esa hora nos vemos.

A ver, un viernes a mí no me suele llamar un ídolo de occidente para verme a las cuatro y media. Empecé a pensar que había sido una broma. Que había algo raro. Teniendo en cuenta que Elena me había dicho que lo mismo podíamos quedar ese viernes o el sábado para vernos me parecía que alguien estaba jugando a los dados conmigo. Una partida que de momento solo me traía buenos planes, follar con Elena –olvidemos lo de que es la novia de mi amigo-, quedar con Silvia… esta partida iba bien, pensaba. Hasta que tomé un poco de perspectiva y analicé la situación.

 

Follar con Elena: Bueno, como idea es la leche. El sexo con ella es fantástico una vez pasados mis primeros cinco minutos de incontinencia. Bien…pero ¿y Rafa?. Joder, esto no iba a poder estar así siempre. No iba a estar follando continuamente con la novia de mi mejor amigo. Conclusión, o nos pillaba Rafa y le perdía como amigo, o dejaba de hacerlo y perdía una rutina sexual que por otro lado me hacía sentir bien.

Ver a Silvia: Maravilloso, quedar con alguien a ver Blade Runner y que ese alguien sea una musa griega con la belleza más excelsa que haya podido contemplar. Panorama maravilloso si no fuera por un pequeño inconveniente…tiene novio. Joder, el tema de los novios está imponiéndose en toda mi vida sentimental.

Intenté sintetizar:

1. El novio de la mujer con la que tengo sexo es mi mejor amigo.

2. La mujer de la que me enamoro tiene novio.

3. Ambos novios son distintos.

4. Ambas relaciones parecen ir bien.

5. ¿Qué demonios hago yo en medio?

Con estas ideas fue pasando la mañana hasta la hora de salir. Los viernes no trabajaba por la tarde, Silvia tampoco, siendo funcionaria me preguntaba si trabajaría acaso por las mañanas. El día se planteaba ocurrente.

(...continuará?)

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres