Blogia
Notas de Mr. Kite

El Ascensor (Texas Love'em) - Sábado Noche (2)

El Ascensor (Texas Love'em) - Sábado Noche (2)

(...continuando...)

La fiesta se encontraba en su apogeo, millones de charlas simultáneas entre desconocidos hacían que aquello pareciese una torre de Babel. Elena tiene muchos amigos, pensé,… y alguna amiga. Porque para mi, el hecho de tener muchas amigas debía ser tan notable como para llenar un estadio de fútbol, y en la fiesta todo lo más que se llenaba era el salón y parte del jardín. Se me olvidó decir que Elena era una niñita de Arturo Soria de pelas, con padres modernos que tienen chalet y coche para todos los de la familia. La casa era la leche,… me daban ganas de meterme por las habitaciones e investigar, pero supuse que estaría muy mal mirado si me pillaran, así que me contuve. –este Rafa no es tonto…¿habrán follado en la casa?- me quedé absorto en esta reflexión cuando apareció Elena.

- ¿Cómo lo llevas Nino? –de Saturnino,…en serio, me llamo así. Supongo que mis padres estaban borrachos el día que me pusieron el nombre. O quizás venganza porque fuese no deseado. O tal vez mi padre profesaba la religión romana, la de los emperadores, y mi madre fuese una virgen vestal mancillada por el propio Júpiter y para vengarse de este llamó al fruto de su acto vil como al padre de los dioses…esta última explicación es la que más me convence.

- Bien, flipando con la casa de tus padres. -¿flipando?, no utilizaba esa palabra desde los tiempos de COU.

- ¿Te gusta?, bueno está bien. Pero no todo lo bueno está aquí dentro –se pone trascendente, pensé-. También hay una piscina en el jardín y mucha gente fuera para charlar. ¿Vamos? –la trascendencia se fue a la mierda.

- Ah, sí…verás…es que… me gusta ver casas –estúpida respuesta-

- ¿Sí?, …¿en serio?, qué raro es eso en un hombre. Bueno, si es así déjame que te la enseñe entera.

- Ah, fenomenal –ya me había conseguido veinte minutos de rollo, así, sin más. Conociendo a Elena sabía que me enseñaría baldosa por baldosa todas las estancias, y aunque había cierta verdad en lo de mi gusto por ver casas, tampoco era menos cierto que las chicas estaban en el jardín.

Lo que pasó a continuación todavía está algo confuso en mi memoria. Recuerdo haber llegado hasta el dormitorio de sus padres, inmenso por otra parte, y como lo siguiente era que estaba desnudando a Elena sobre la cama de sus progenitores. Más aún, me dijo que siempre había querido hacerlo conmigo y yo empecé a gimotear cosas como ‘Rafa es mi amigo’,…’Rafa es tu novio’…, ‘Rafa, Rafa,…si, si’…para terminar con un contundente ‘¡Dioooos!’ y ella con algo así como ‘¿¿¿¡¡¡ya!!????.

Así que como ya había terminado mi demostración de eyaculador precoz, decidí besar a Elena en el cuello. Y no me dejó.

- Vaya mierda Nino. Se me ocurre montármelo contigo en el cuarto de mis padres, en plan morbo, y a los dos minutos ya te has corrido. Joder tío.

- Perdona Elena, supongo que habrá sido la presión, demasiada excitación y morbo para lo que acostumbro. Aparte de mi olvido por como hacer ciertas cosas.

- Venga tío, no empieces con tu rollo pesimista. Si no estás con más tías es porque no quieres.

- Claro, claro.

- Es cierto, y aunque después de cómo me has dejado no te lo mereces te diré que se positivamente de tu éxito entre nosotras. Pero no me preguntes nombres, quizás sean más de uno.

- ¿Te ríes de mí? –era la única respuesta después de lo oído.

- No –lo dijo de forma seca.

- ¿No?

- No .-aquello parecía un partido de tenis plagado de dobles faltas.

- Esto,… ¿puedo besarte? –sonará extraño pero es lo único que se me ocurrió.

- ¿Cómo? –nada más decir eso ya estaba encima de ella besándola, y no me apartó, más bien respondió con interés a la propuesta.

Y volvimos a revolcarnos, esta vez con mayor igualdad en cuanto a satisfacción mutua. Es lo que tiene el hombre, la segunda siempre es algo más lento. Lo suficiente en aquella ocasión como para disfrutar ambos y terminar abrazados.

(...continuará?)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres