Blogia
Notas de Mr. Kite

TANGO 9 - ESTROFA OCTAVA – Parte 5 de la letra del segundo deseo

TANGO 9 - ESTROFA OCTAVA – Parte 5 de la letra del segundo deseo

Así que Gari se dirigía con Death Cab for Cutie sonando en sus oídos y con el humo de los coches circulando entre unos semáforos que jugaban con la paciencia de los conductores. Viendo como algún señor vestido de guardia urbano imponía un desorden inquietante en un cruce de calles imposible, logrando una preciosa imagen de dinamismo estático porque allí no se movía nada y algún claxon empezaba a resonar.

El Golpe, ya estaba llegando y no sabía lo especial que le iba a resultar un bar cuyo máximo respeto era el sabroso bocadillo de chistorra que preparaba. El Golpe se iba a convertir en algo especial, no como el patio de la casa de Gari, que ni es particular ni nada de nada porque su casa no tiene patio. Iba a ser más especial porque en esa cafetería se encontró de nuevo a Livia.

Livia aparecía al final de la barra y Gari se sumergió en un libro que llevaba siempre para el metro por el temor de que sus miradas se encontraran. Pensó en el nombre, Livia. Livia es un nombre que le sonaba a otoño. Y a Gari el otoño le ganaba. Le podías dar una playa de Benidorm en otoño que podría hasta parecerle un paisaje maravilloso. Cuando Gari oyó su nombre de boca de Livia, hacía unos meses ya, entre el humo de un cigarro que ascendía nublando un poco su rostro y con una mirada de tonos azules y grises, se dio cuenta de que estaba cerca de una posible rendición. Pero rendirme es sencillo, pensaba Gari... a poco que se tuviese sensibilidad se sabía cómo rendir a Gari, eray muy fácil de decapar para la gente que no vive absorta en la nada.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres